LinuxParty

NUESTRO SITIO necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Entrevista con Kalind Carpenter, ingeniero de robótica de 41 años de Pasadena, California, sobre la construcción de robots para la NASA. Se editó para darle mayor extensión y claridad.

Recuerdo el primer día que atravesé las puertas de la NASA y me enseñaron el edificio donde nacieron los rovers lunares. Me quedé fascinado.

Estudié ingeniería industrial y de productos en la Universidad Estatal de Arizona y luego empecé un máster en ingeniería mecánica en la Universidad Estatal de California en 2010. Esta última se asoció con la NASA, lo que significó que durante mi maestría tuve la oportunidad de ser investigador en un proyecto respaldado por la agencia durante 18 meses.

Antes de terminarla, estaba trabajando como becario de ingeniería para la NASA en Pasadena. Sin esa asociación no habría tenido estas oportunidades. Lloré de alegría cuando me aceptaron. Ahora, trabajo en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

En los últimos 8 años, he ayudado a crear robots en la NASA

Representé a la ASU en gimnasia, y esta habilidad me ha ayudado a pensar en todas las maneras diferentes de hacer que los robots se equilibren y se muevan.

Trabajé en el Puffer, un robot para Marte que se infla en el lugar; sus neumáticos tipo tractor le ayudan a rodar y trepar por superficies escarpadas. También trabajé en el Ice Worm, un robot que puede escalar paredes heladas, y ayudé a crear el EELS, un robot diseñado para encontrar vida en el océano de una de las lunas de Saturno.

Una de las mejores ventajas de trabajar para la NASA es poder ver cómo las misiones cobran vida. La agencia atrae a un grupo increíble de personas de todo el mundo, y poder interactuar con personas a las que respetas profundamente es otra gran ventaja: las fiestas de lanzamiento también son un plus.

La más memorable fue la del aterrizaje de Marte 2020, durante la pandemia, cuando el Rover Perseverance aterrizó en el Planeta Rojo. Fue el 18 de febrero de 2021, justo en torno al Mardi Gras, así que había sombreros de colores por todas partes. Había grupos VIP, limusinas y prensa, pero lo más extraño que recuerdo es cuando mi colega y yo tuvimos que dar una presentación sobre el EELS en un enorme auditorio ese mismo día.

Uno de mis viajes más desafiantes para la NASA fue en julio de 2021

Me adentré en las cuevas glaciares del volcán Monte St. Helens. Es tan peligroso que algunas de sus partes están prohibidas al público. Esto porque el 18 de mayo de 1980, entró en erupción con una fuerza 500 veces superior a la de la bomba de Hiroshima.

Ahora, solo algunos exploradores de cuevas glaciares y científicos visitan la cueva cada año para buscar signos de futuras erupciones.

Mientras ellos investigan, nosotros entramos y probamos los robots. Elegimos esta red de cuevas de hielo llenas de respiraderos de vapor como análogo a Encélado, una de las lunas de Saturno.

Encélado también tiene respiraderos de vapor de agua, pero éstos salen en como géiser al espacio para formar uno de los anillos de Saturno. Trabajé con un equipo para crear el robot articulado Exobiology Extant Life Surveyor , que parece un collar de cuentas y se adapta al terreno ondulado. Está diseñado para sumergirse en uno de los respiraderos de esta luna y explorar el océano que hay debajo.

Cuando trabajamos en el Monte St. Helens, nos enfrentamos a desprendimientos de rocas, avalanchas, grietas que se abren y gases venenosos. Soy espeleólogo desde que era un adolescente, así que tenía algo de experiencia.

Mientras enseñábamos al robot a encontrar nueva vida en otros planetas, encontró nueva vida en la Tierra

Nuestro objetivo en esta expedición era probar la carga útil del EELS. Alimentamos manualmente al robot con muestras de tierra y hielo del interior de las cuevas para que aprendiera qué hacer cuando llegara a Encélado. Cuando pasamos las muestras por un microscopio holográfico digital, encontramos criaturas unicelulares, de una centésima parte del grosor de un cabello, nadando.

Nuestra expedición a la cueva también nos ayudó a probar qué sensores eran capaces de hacer mapas precisos de este entorno. El hielo refleja la luz y los láseres de manera diferente a las rocas y las plantas, y los vapores del agua también dificultan la visión.

Cuando tenía 4 años, miraba el cielo nocturno sobre la granja de mis padres y soñaba con ser astronauta

Cuando tenía ocho años, pedí que empapelaran mi habitación con imágenes de los planetas, y a los 10 años ya construía bases espaciales de Lego, robots y naves espaciales.

Todavía sueño con la Luna, pero ahora también pienso en el mundo de los océanos y las lunas que hay en todo nuestro sistema solar. Sé que las tecnologías que se construyen nos ayudarán en la Tierra a luchar contra el cambio climático, a producir energía sostenible y a aumentar la seguridad alimentaria.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar



Redes:



 

Suscribete / Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Donar a LinuxParty

Probablemente te niegues, pero.. ¿Podrías ayudarnos con una donación?


Tutorial de Linux

Filtro por Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política