LinuxParty

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El intento del líder soviético Nikita Jruschov de emplazar misiles soviéticos en Cuba de forma secreta en octubre de 1962 desató la llamada crisis de los misiles, cuando el  mundo estuvo al borde de una guerra nuclear. ¿Quién salvó a la humanidad de la inminente catástrofe?

Tras la llegada en enero de 1959 al poder en Cuba de los barbudos liderados por Fidel Castro, las relaciones entre la Habana y Estados Unidos empezaron a empeorar rápidamente. El nuevo gobierno cubano dio un paso decisivo hacia una ruptura total de las relaciones económicas con el vecino norteamericano al nacionalizar propiedades estadounidenses por un valor aproximado a los mil millones de dólares. En respuesta Washington declaró el bloqueo económico total de la república de Cuba y, más tarde, la suspensión de las relaciones diplomáticas.

En abril de 1961 tuvo lugar la invasión de Bahía de Cochinos, una operación militar en la que tropas de cubanos exiliados -entrenados, financiados y dirigidos en EEUU- intentaron derrocar al gobierno revolucionario. El intento fracasó y a partir de entonces la URSS pasó a ser el único garante del poder de Fidel Castro.

El líder soviético Nikita Jruschov preocupado por la presencia de los misiles nucleares estadounidenses en Turquía por un lado, y deseando apoyar a la Cuba socialista por el otro, tomó la decisión de emplazar los misiles soviéticos en la Isla de la Libertad.

Puedes leer aquí el resto del artículo.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar



Redes:



 

Suscribete / Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Donar a LinuxParty

Probablemente te niegues, pero.. ¿Podrías ayudarnos con una donación?


Tutorial de Linux

Filtro por Categorías

We use cookies

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.