LinuxParty

NUESTRO SITIO necesita la publicidad para costear hosting y el dominio. Por favor considera deshabilitar tu AdBlock en nuestro sitio. También puedes hacernos una donación entrando en linuxparty.es, en la columna de la derecha.
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

 

 

Fotos recién publicadas de cerebro de Einstein están ayudando a los investigadores sobre las características físicas podrían haber estado detrás de su genialidad.

Albert Einstein es considerado como una de las personas más inteligentes que jamás haya existido, por lo que los investigadores tienen una curiosidad natural acerca de lo que hizo su tic en su cerebro.

Las fotografías tomadas poco después de su muerte, pero nunca antes analizadas en detalle, han revelado que el cerebro de Einstein tenía varias características poco comunes, proporcionando pistas tentadoras sobre la base neural de sus extraordinarias habilidades mentales.

Mientras hacía la autopsia de Einstein, el patólogo Thomas Harvey le extrajo el cerebro al físico y lo conservó en formol. A continuación, tomó decenas de fotografías en blanco y negro del mismo antes de que fuera cortado en 240 bloques. A continuación, tomó muestras de tejido de cada bloque, montando ellos en un portaobjetos de microscopio y distribuyéndo las diapositivas entre algunos de los mejores neuropatólogos del mundo.

La autopsia reveló que el cerebro de Einstein era más pequeño que la media y un posterior análisis mostró que tenía todos los cambios que normalmente que ocurren con el envejecimiento. No se analizó nada más, sin embargo. Harvey almacenanó los fragmentos del cerebro en un frasco lleno de formol en una caja de sidra en un congelador de cerveza en su oficina. Décadas después, varios investigadores le preguntaron a Harvey sobre las muestras, y se dio cuenta algunas características inusuales al analizarlos.

Un estudio realizado en 1985 mostró que dos partes de su cerebro contienen un número inusualmente alto de células no neuronales llamadas glía por cada neurona. Y uno publicado más de una década más tarde mostró que el lóbulo parietal carece de un surco y una estructura llamada opérculo. El surco que falta puede haber mejorado las conexiones en esta región, que se cree que participan en las funciones viso-espaciales y habilidades matemáticas tales como la aritmética.

Foto oportunidad

Ahora, el antropólogo Dean Falk de la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee y sus colegas han obtenido 12 de las fotografías originales de Harvey y del Museo Nacional de Salud y Medicina en Silver Spring, Maryland, analizaron y compararon los patrones de crestas surcos con los de 85 cerebros descritos en otros estudios.

Muchas de las fotografías fueron tomadas desde ángulos inusuales, y muestran estructuras que no eran visibles en las fotografías que se han analizado anteriormente. El análisis se publicó en la revista Brain.

La observación más sorprendente, dice Falk, era "la complejidad y el patrón de circunvoluciones en ciertas partes de la corteza cerebral de Einstein", especialmente en la corteza prefrontal, así como los lóbulos parietal y la corteza visual.

La corteza prefrontal es importante que el tipo de pensamiento abstracto que Einstein habría necesitado por sus famosos experimentos mentales sobre la naturaleza del espacio y el tiempo, como imaginar un  caballo junto a un rayo de luz. El patrón extraordinariamente complejo de circunvoluciones que probablemente hizo la región y el área de superficie inusualmente grande, lo que pudo haber contribuido a sus notables habilidades.

Falk y sus colegas también notaron una característica inusual en el derecho de la corteza somatosensorial, que recibe la información sensorial del cuerpo. En esta parte del cerebro de Einstein, la región correspondiente a la mano izquierda se expande, y los investigadores sugieren a que esto puede haber contribuido haber sido un consumado aficionado al violín.

Según Sandra Witelson, neurocientífico del comportamiento en la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá, quien descubrió que el opérculo parietal no se encuentra en el cerebro de Einstein, la mayor contribución del estudio puede estar en el fomento de nuevos estudios. "Se pone de manifiesto la ubicación y accesibilidad de fotografías y diapositivas del cerebro de Einstein", dice ella. "Esto puede servir como un incentivo para otras investigaciones sobre el cerebro de Einstein, y en última instancia, de las consecuencias de sus variaciones anatómicas".

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar



Redes:



 

Suscribete / Newsletter

Suscribete a nuestras Newsletter y periódicamente recibirás un resumen de las noticias publicadas.

Donar a LinuxParty

Probablemente te niegues, pero.. ¿Podrías ayudarnos con una donación?


Tutorial de Linux

Filtro por Categorías

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación y tareas analíticas. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies. Ver política